A LA VERA DE LA MAR

Noto el sabor de tu boca

mezclado con la saliva,

 siento firme tu mirada

 que se cruza con la mía.

 La luz que emanan tus ojos

me alumbra y sirve de guía,

su verdor que da esperanza

 su pureza me cautiva.

Ven a la vera del mar,

 ven a la vera del mar,

ven a la vera del mar

que no lo puedes callar.

 El azabache de tu pelo

 ciega mis ojos, los nubla,

tu magia guía mis pasos

mi pensamiento se ofusca.

 Cuando salgo del hechizo

 creo que tiro mi vida,

 tu cuerpo, tu halo me absorben

pero sin tí me moriría.