QUEMANDO PUENTES

Llegados a este punto,
como no soy capaz de nada más,
solo cierro los ojos,
cierro los ojos para ver
luces y cables
cruzándose en mi cerebro,
y yo estoy quemando puentes,
quemando puentes por ti.
No soy otra cosa
que una vasija vacía y honda,
ahí resuenan las cuerdas
pulsadas al aire
y como en una gruta,
las lágrimas han hecho
estalactitas adentro
y yo estoy quemando puentes,
quemando puentes por ti.
Estoy muriéndome
en este espacio húmedo,
no sé cuanto tiempo llevo
corriendo sin freno.
Soy un centauro galáctico,
nunca creí que podría estar aquí
quemando puentes,
quemando puentes por ti.

Porque así es como estoy
quemando puentes,
quemando puentes,
quemando puentes por ti.

 

 

                      Carlos Vargas