SIGUE SONANDO

Sigo escuchando, sigo escuchando,
sigue doliendo, sigo tocando,
sigue sonando, sigue atacando,
sigue sangrando.

Heriste mi carne con tu amor de metal,
me vaciaste hasta la saciedad,
no tengo bastantes manos con las que atar
mis dudas, el miedo,
y tengo cada día más.

El frío es intenso, el calor plomizo,
la ciudad no es la ciudad.
Las aguas navegan, las aguas crepitan,
las estrellas se caen del cielo
y mojan el suelo.

Y los locos juntos gritan que eso es todo,
has llegado al final,
a un final confuso entre el yo y el tú
el antes, el después, el ahora y el ayer.

pero aún sigo escuchando, sigo escuchando,
sigue doliendo, sigue tocando, sigue sonando,
sigue atacando, sigue sangrando.

 

 

                      Carlos Vargas