EL RITMO

La música puede ser callada,
la soledad sonora,
el tiempo detenido.

Mi pensamiento fluye,
oigo el ruido de la calle,
noto la melancolía,
queda el ritmo, ay el ritmo.

La suavidad me envuelve,
está llegando el otoño.
La suavidad me envuelve,
está llegando el otoño.

No sé si escribo o me escriben
pero tengo que seguir haciéndolo,
es una punzada breve,
queda el ritmo, ay el ritmo.

Soy vehículo de algo
que no entiendo aunque lo intento,
soy vehículo de algo,
pero me gusta serlo.
Ser el ritmo, ay el ritmo.

La suavidad me envuelve,
está llegando el otoño.
La suavidad me envuelve,
está llegando el otoño.

 

 

                      Carlos Vargas