LAS OLAS DEL MAR

 

Tan sólo quiero

tener cerca tu boca,

oír el río que me

recorre si te miro.

No oler el miedo

que me desgarra internamente,

cada vez que pierdo

el contacto contigo.

Siempre he dicho que no

a las dependencias,

siempre me he alejado

por caminos pedregosos.

Y ahora y sin aviso

vuela la teoría

y la experiencia

aparece de improviso.

 

Las olas del mar me abren su capa,

estoy mirándolas y me enseñan lo que vivo.

No sé dónde voy, me diluyo en tus pestañas

cada vez que tus ojos me derriten con su hechizo.

 

Estoy perdido

irremisiblemente,

no sé quién soy,

no sé cual es mi sitio.

Estoy nadando

en esta sopa que es el vivir,

y lo único que veo

es que estoy contigo.

 

                      Carlos Vargas