SUSPIRO DEL ALBA

Presa de gritos y susurros que han de teñir el aire.

Como se mira una isla en lontananza, como un pueblo distante.

Como el camino que te lleva al río,  el río al desenlace.

 

Amar, engullirlo todo, diluirse en el centro.

Sentir la piel a tiras deshaciéndose,

penetrando dejarse todo, hasta uno mismo.

Amar el río, el pájaro, la noche,

el niño, la muchacha, la tierra y las piedras, los sonidos.

El silabeo imperceptible del agua,

y su discurso infinito.

 

Los naranjos perfumando la mañana, la música de los pinos.

El susurro del viento, ¡ah!,  eres amor viento,

quiero sentirte muy adentro,

Silbar contigo, viajar donde me lleve tu mano,

sentir la noche como compañera a tu lado.

 Volverme nube, rocío, atardecer, suspiro del alba.

 

Amar, amar, amar, amar, amar.