TIERNAMENTE TE QUIERO

En tu rostro de extremada dulzura,

blanco tierno y único,

tengo miedo de posar mi mano,

me doy la vuelta y me quedo mirándote.

 

Piel de melocotón y la mano lánguida sobre el hombro.

Me niego a romper la perfección de tu cuerpo relajado,

y ese olor envolviéndolo todo, como un hechizo.

 

No sé explicar lo que es estar contigo,

no me hagas decir nada.

Nada espero, dormida o despierta,

profunda, tiernamente te quiero.

 

Los labios abiertos, estoy por parar el coche.

¡Que locura!, ahora los cierras, ahora los abres.

A mi lado, acurrucada, relajada, envuelta en el sueño.

 

Y yo conduciendo con ese monótono sonido,

en el aire viciado, que para mí sólo huele a ti.

Seguiría tu rastro ciego, vendado, perdido y encontrado.

 

No sé explicar lo que es estar contigo,

no me hagas decir nada.

Nada espero, dormida o despierta,

profunda, tiernamente te quiero.

 

Solo carretera, luces, esa especie de letargo y tú.

Me dejo llevar, casi medito, me quedo vacío,

paro un rato y escribo.

 

 

Sólo sé, que tiernamente te quiero.         .